Inmóvil

por Jose Pereira
|



Hace muchos años que escucho cómo el vecino de la habitación contigua a la mía enchufa su cargador del móvil justo antes de irse a la cama. Yo hago lo mismo. Intuyo que, al despertarse y abrir el primero de los ojos, el del lado contrario al de la almohada, justo después de posponer la alarma, (porque creo que nadie la apaga del todo hasta pasadas varias horas) lo primero que hace es ver si brilla esa lucecita que indica que alguien se ha acordado de nosotros, que no estamos solos en este planeta, como hago yo. Entonces, baja la android-persiana y ve que le han escrito en tres grupos de whatsapp, así que bloquea el móvil y se tira a dormir cuatro minutos más. Hasta la siguiente alarma. Probablemente no quite el móvil del cargador hasta justo antes de irse, aunque la batería esté ya totalmente cargada. Bajará a la calle y será cuando conteste. En dos grupos ni hablará. Quizá le escriba a alguien especial, al ver que su última conexión es después de haber salido el sol. En ese preciso instante, levantará la cabeza a escasos centímetros de una farola, y la esquivará cual Águila Roja. Pero eso no lo alterará porque, exactamente igual que yo, pensará que su mente es un callejero inconsciente del camino que hace a diario. Con street view. Llegará a clase, o al trabajo, (nunca fui de relacionarme mucho con los vecinos) y, cada aproximadamente 36 minutos, su sexto sentido le avisará, sí, ese, ese sexto sentido que hemos desarrollado, el de saber que te han hablado antes incluso de mirar el móvil. Entonces lo cogerá y lo leerá, pero solo responderá si es un asunto de suma importancia. En el descanso sí, ahí si contestará. Y durante unos minutos, lo que tarda en escribirse, enviarse, recibirse, conectarse, abrirse, leerse, escribirse y contestarse, permanecerá inmóvil con el móvil. En el camino de vuelta a casa verá un perro meando de pie, sacará su teléfono, tomará una foto y rápidamente la subirá a facebook. No hay que escatimar esfuerzos en "megusta"s. Como vive al lado mía, es muy posible que al volver por el Campo del Sur vea la vista espectacular que tiene Cádiz. Sin poder resistirse volverá a sacar su móvil para hacer otra foto. Abrirá instagram, le pondrá un filtro Earlybird y la compartirá en todas las redes sociales. Lloverán las notificaciones procedentes de gaditanos exiliados y gente de fuera que sabe apreciar la grandeza de esta nuestra ciudad. Mientras come, su móvil permanecerá en la parte superior derecha de la mesa con respecto al plato. Por las tardes no sé exactamente que hará, porque como intuyo que hace lo mismo que yo, entonces se echará la siesta, pero por la noche comentará vía whatsapp la actuación del concursante que en ese momento está saliendo en La Voz. Y, cuando llegue la hora de acostarse, volvera a enchufar el cargador de su móvil y yo lo escucharé. Y haré lo mismo. Para que luego digan que la esclavitud desapareció.

 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.