La fiebre de Juego de tronos

|


Este es ese periodo del año en el que Juego de tronos se encuentra en el ojo del huracán. Todavía no ha comenzado el rodaje de la próxima temporada y ya han terminado de colear todos los comentarios y análisis posibles de la anterior. Aún no hay confirmaciones de fichajes estrella, si es que los hay, ni se han salido spoilers, pero se van conociendo detalles que hacen que los seguidores comiencen a engrasar los engranajes de la maquinaria fanática que atiborra las redes de mensajes entusiastas ante cualquier pequeño dato que surja sobre la producción. La séptima temporada se estrenará más tarde de lo habitual, de abril pasa al verano, y será también más corta, solo 7 capítulos (la octava y última será de seis).


 Este año el rodaje se ha pospuesto por dos motivos. Por un lado, por la reducción del número de capítulos de 10 a siete. Y segundo, porque el invierno por fin ha llegado a Poniente y así se pueden aprovechar el tiempo y los paisajes invernales en los lugares donde van a rodar: Islandia, Irlanda del Norte y España, principalmente. La última localización confirmada en España es el castillo de Trujillo, Cáceres (donde rodarán en noviembre), que se une a lugares como Almodóvar del Río (Córdoba) , Los Barruecos (Cáceres), Santiponce (Sevilla), Zumaia (Gipuzkoa) o Bermeo (Bizkaia). El nuevo presidente de programación de la cadena HBO, Casey Bloys, ha admitido que ha mantenido conversaciones acerca de un posible spin off o una precuela de la serie con los productores David Benioff y Dan Weiss, pero ha puntualizado que por el momento "no hay planes concretos". 


La sexta temporada de la serie basada en los libros de Canción de hielo y fuego de George R. R. Martin batió su récord de audiencia en Estados Unidos: 7,69 millones de espectadores de media (casi un millón más que la temporada anterior). El capítulo de cierre, Vientos de invierno, titulado como la próxima novela de la saga por publicar, rozó los nueve millones (8,89). En España, los datos también han superado a los logrados en la quinta temporada, La sexta entrega ha supuesto un 43% del consumo total del canal Movistar Series, según datos de la plataforma, que especifica que un 63% de sus espectadores la han visto en diferido con una media de descargas por episodio de 250.000. El 52% de la audiencia eligió ver la serie en la versión original subtitulada que se estrenaba a la vez que en EE UU y una semana antes que la dual.

En menos de un mes la serie de HBO puede volver a triunfar en los premios Emmy como hizo hace un año. Juego de tronos llega a la noche de los premios, el próximo 18 de septiembre [la gala se podrá seguir en directo en la web de EL PAÍS], con 23 candidaturas y es la gran favorita en la categoría de drama frente a The Americans, Downton Abbey, House of Cards, Mr. Robot, Better Call Saul y Homeland. La posible consecución de premios llegará con el rodaje de la séptima temporada ya comenzado.


Los actores ya han recibido los guiones, según contó Sophie Turner (Sansa Stark) la semana pasada en un evento en Los Ángeles. Turner trató también de despistar a sus seguidores con el futuro de su personaje, gran protagonista del final de la última temporada: "Ella podría irse con Meñique y convertirse en una villana y en una sádica. O podría unirse a su hermano Jon". Y Maisie Williams, Arya Stark en la ficción, puso ayer varios mensajes en su cuenta de Twitter en los que avisaba a los seguidores de la serie, tras leer el guion, que los espectadores deben prepararse para lo que va a ocurrir el año que viene, para luego apuntar que "no, que nada vale para prepararse para esto". Kit Harington, Jon Nieve, también ha querido avisar a los lectores en una entrevista en THR sobre el tono de las dos temporadas que quedan: "Va a ser muy desolador"

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.