"Acusaron a mi novio por ser morenito y llevar mochila"

|


Increíble pero cierto. A día de hoy, parece que los prejuicios y el racismo siguen presentes en nuestro país. Celia, una sevillana de 19 años, se disponía a disfrutar de la Madrugá de Sevilla, sin pensar que una de las noches más bonitas del año iba a convertirse en un verdadero calvario para ella y sus tres amigos. 


Sufrieron tres de las famosas estampidas que unos cuantos desalmados provocaron aquella noche. En la tercera, un grupo de personas allí presentes acusaron a su grupo de ser los responsables. La policía los increpó y retuvo, según su propio testimonio, dando credibilidad al público allí presente, sin importarles que fueran sólo dos parejas, y que las dos chicas estaban llorando desconsoladamente. 


Asegura que los propios agentes del orden los trataron a gritos y despectivamente y, más tarde, después de haber sido retenidos, cuando registraron sus teléfonos, en vez de disculparse, les dijeron que era normal que hubieran actuado así, pues los chicos "eran morenitos y llevaban una mochila".


Celia ha relatado en su facebook, paso por paso, cómo sucedieron los actos aquella fatídica noche. Les dejamos con la captura de lo que expone, que ya ha sido compartido en facebook por innumerables personas. Sin duda, leer para creer.






1 Comentarios

1

Vaya panda de sinvergüenzas. Soy amante de la Semana Santa de Sevilla, soy negro, "morenito", así que esto, era muy posible que me hubiera ocurrido también a mí. Hipócritas racistas y que esconden su evidente doble moral con sus sonrisas falsas, sus fachadas beatas y sus almas putrefactas, esa que lleva esta sociedad a la decadencia. Pero no se equivoquen, nosotros los que vinimos, los que hemos llegado, no somos los culpables, la culpa la tiene vosotros por mantener a tanta gente que da asco en la cima del poder y venerar lo maligno, mientras miran hacia otro lado. Sí, ustedes que desprecian a la gente por el color de su piel, por su forma de vestir, antes las condiciones y cualidades de la persona. Que viva la Semana Santa, pero que no sea instrumento de valoraciones equivocas, hacia aquellos que también tenemos derecho a disfrutarla, más cuando muchos la venden como un reclamo turístico lucrativo, que por verdadera fe y disciplina. Buscar los verdadero culpable de tal delito y que caiga sobre ellos el código más duro de la justicia divina como secular.

escrito por JulioCesar 24/abr/17    11:22

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.