El Real Madrid con un juego espectacular, arrasó al Deportivo

|



Nueve jugadores que no disputaron el clásico salieron a Riazor. Y todos y cada uno de ellos parecieron querer demostrar a Zidane que ese día cometió un error. El resultado fue un vendaval del Real Madrid, que aplastó al Deportivo en Riazor (2-6) y sigue dependiendo de sí mismo para ganar la Liga.


60 segundos nada más habían pasado cuando Morata enganchó un derechazo que puso el primero del conjunto blanco, desatado. Poco después, casi marca Asensio el segundo, pero Lux salvó el tanto. Las ocasiones se sucedían, e Isco, Morata y Asensio, con un tiro al palo, acariciaron el gol hasta que James, tras un pase de Lucas, logró marcar.

El torbellino blanco continuó, Morata vio cómo se le anuló un gol, y Lucas casi hace el tercero. La más clara fue para Morata, que falló de manera inexplicable solo ante el portero. Tanto perdonar lo pagó el Madrid, pues en la primera llegada del Deportivo Andone aprovechó un balón perdido en el área para reducir distancias.

El tanto dio moral a los gallegos, que empezaron a llegar con peligro a la meta madridista, y un fallo de Casilla en una salida casi se convierte en el empate. Esta vez perdonó el Depor, y esta vez el que castigó fue el Madrid, pues Lucas hizo el tercero poco antes del descanso.


Tras el descanso, el vendaval se convirtió en un ciclón, y cada llegada blanca parecía medio gol. Lucas perdonó tras una gran jugada de Asensio, después fue Kovacic el que se lució, y un gran pase de Isco dejó solo a Morata, que regaló el cuarto a James. El Madrid, desencadenado, no levantó el pie del acelerador, e Isco hizo el quinto. El gol de Joselu fue una anécdota, y Casemiro redondeó el resultado marcando el sexto.


Por otro lado, no dio opción el Barça a un Osasuna desahuciado (7-1). Luis Enrique decidió rotar, pero su equipo no lo acusó ante la debilidad de su rival, que consumó su descenso a Segunda. 


El partido comenzó con homenaje a Messi, y el argentino honró a su público marcando el primer gol del partido tras un regalo de Fausto Tienza que aprovechó Leo. El dominio fue total de los azulgrana, que ampliaron su renta antes del descanso con un tanto de André Gomes después de un córner. Tras el descanso, sorprendió Osasuna con un tanto de Roberto Torres, pero no fue más que un espejismo. André Gomes de nuevo hizo el tercero y Messi el cuarto, justo antes de ser sustituido y recibir la enésima ovación del Camp Nou. 


La goleada la completaron Paco Alcácer, que hizo el quinto, y Javier Mascherano, que marcó su primer gol con la camiseta azulgrana. Sus compañeros le cedieron el lanzamiento de un penalti, y el argentino no falló y redondeó el resultado ante un rival totalmente entregado.

Alcácer, de nuevo, redondeó el resultado marcando el séptimo tanto ante un rival totalmente entregado y que, con la victoria posterior del Leganés, descendió a Segunda división.




Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.