Heineken Jazzaldia vuelve a convertir San Sebastián en la gran capital de jazz

|



Cuando un festival de música se hace con cariño y mucho trabajo, los resultados acaban saliendo a la superficie. El festival Heineken Jazzaldia de San Sebastián es uno de esos eventos. Que pase por su edición 52 nos adelanta que el cuidado y el mimo por cada detalle van a estar presentes en cada concierto.


Y, en efecto, lo estuvieron. Los escenarios principales del festival se llenaron hasta los topes, algo que al principio puede chocar en un género musical que parece olvidado por la rueda del márketing y las radiofórmulas.


El viernes, el auditorio Kursaal se llenó para recibir a una leyenda vida del jazz, Wayne Shorter. A pesar de tener 83 años y que podría vivir de sus glorias pasadas, el saxofonista –acompañado de su extraordinario cuarteto- continúa ensayando e investigando para dar pasos hacia adelante en el género. Shorter iba tranquilo, dejaba hablar a sus compañeros y se llevó un merecido y largo aplauso.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.