Se trata de un asustador profesional.

El hombre del saco, el asesino de Gador

Sucedió en el año 1919 donde nos encontraremos una noticia nada agradable.
|


Durante mucho tiempo se ha asustado a los niños con el horripilante hombre del saco, lo que provocaba que cuando veíamos a un hombre con saco a cuesta nuestros mayores temores nos invadieran.



Para saber el origen de este personaje que tanto miedo ha provocado tenemos que trasladarnos al pueblo de Gador en Almería y al año 1919 en donde nos encontraremos una noticia nada agradable.



“El hombre del saco fueron en realidad tres hombres y una mujer. La trama empezó con una hipotética receta milagrosa para curar a un tuberculoso: Francisco Ortega. Leona, que era curandero, le prescribió “beber la sangre caliente de un niño y untarse sus mantecas sobre el pecho”.”



El 2 de julio de 1910, "La Época" publicaba: "El crimen de Almería. ALMERÍA 1.°— Según nuevos informes de Gador,acerca del asesinato del niño González, resulta que, además de tener triturada la cabeza, tenía elvientre horrorosamente deshecho, y le habían sido extraídas algunas entrañas. Han sido detenidos Francisco Leona, de sesenta y cinco años, y Julio Hernández Rodríguez."


El 2 de julio de 1910, “La Época” publicaba: “El crimen de Almería.


ALMERÍA 1.°— Según nuevos informes de Gador,acerca del asesinato del niño González, resulta

que, además de tener triturada la cabeza, tenía el vientre horrorosamente deshecho, y le habían sido extraídas algunas entrañas.


Han sido detenidos Francisco Leona, de sesenta y cinco años, y Julio Hernández Rodríguez.”



Francisco Ortega, apodado “El Moruno” quería a toda costa una cura para su enfermedad y acudió a Agustina Rodríguez que a su vez le mandó a Francisco Leona, “El Barbero” ” (…) el pánico se apoderaba de ti si te cruzabas con él, debido, en parte, a su siniestro aspecto y a sus conocidos antecedentes criminales (…)”.



“El Moruno” conjuntamente con el hijo de Agustina, Julio Hernández, al que apodaban “El Tonto” acordaron buscar a un niño, y así el 28 de julio de 1919, Julio secuestró a Bernando González Parra de siete años, tras dejarlo inconsciente lo metió en un saco y lo llevó hasta un cortijo que tenía la madre, en donde se realizó el ritual, le dieron de beber la sangre del niño al enfermo y después restregaron su cuerpo con la grasa de este y todo con el niño vivo aún, hasta que “El Tonto” le golpeó en la cabeza.



Tras dar muerte al niño, lo volvieron a introducir en un saco y dejaron su cuerpo en una zona cercana al pueblo.


Por todo esto “El Barbero” cobró tres mil pesetas y prometió darle al hijo de Agustina, en pago a sus servicios, cincuenta pesetas, cosa que no cumplió, por lo que, “El Tonto” fue a delatarlo a la Guardia Civil.



“(…) Detuvieron a Leona por tener antecedentes, y éste culpó a Julio, que en un principio declaró haber presenciado el crimen desde unos matorrales. Al final los dos hombres confesaron el crimen. (…)”.



El curandero Leona murió en la cárcel, el resto fueron condenados a muerte en garrote vil salvo “El Tonto” que fue absuelto por demente.









Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.