Los prejuicios de una joven dejaron a un actor porno sin novia en First Dates

|



A veces, donde la naturaleza da, también quita. Y un día te levantas y tienes la entrepierna como si durante la noche te hubieran construido ahí la torre de Pisa con gorro colorado y dices, “eh, qué guay”. Pero después de haber ensartado más que el encargado de un puesto de espetos te dices, “quiero encontrar el amor”. Y ahí viene lo jorobado.


Esa es la historia de Kevin, un muchacho sensato, sereno, racional, sincero… que no encuentra pareja porque las mujeres no aceptan su trabajo. Y no, no es contable del PP, que sabes que tu marido va a acabar relacionándose con otros señores en una ducha común del módulo cuatro de Soto del Real, no.


Kevin es actor de cine para adultos. Ya sabéis que es ese cine en el que los papás y las mamás se quieren mucho y se ponen a follar como bestias y se salpican de todo y ahí no se salvan ni los orificios de los enchufes. Argumento, arriba, argumento abajo.


En fin, vayamos con la cita. La muchacha en cuestión antes de la cita a la que acudió en First Dates (un programa que me encanta) dijo que ella pedía fidelidad por encima de todo. Claro, porque si descubres que tu marido es un alien que viene a someter la Tierra a su control, pero no mete el pene en ningún sitio fuera de casa, todo va bien.

Además, quería un chico respetuoso y que tenga saber estar. Bueno, el Neng de Castefa queda descartado. Sigamos.


Eso sí, ella no es para nada puntillosa con lo de la edad, así que éste fue el diálogo:


Ella: ¿Cuántos años tienes?

Kevin: 23

Ella: ¡Hala, qué joven!

Kevin: ¿Y tú?

Ella: Bueno, yo 24.

A tomar por donde asoma la comadreja. Tiene un año menos que ella, pero eh, es muy joven.

– ¿A qué hora has llegado a trabajar, Paco?

– A las 12.30.

– ¡Hostia, que tarde, deberían despedirte por irresponsable, cabrón, que hundes la empresa!

– Joder, cómo te pones ¿y tu?

– A las 12.29


El caso es que la muchacha le preguntó que a qué se dedicaba y Kevin le dijo: “Me dedico al cine para adultos”. Y ella respondió “¡Madre mía!”.


Jo, y eso que Kevin fue eufemístico a más no poder, porque podría haber dicho que se dedica a reventar c… PIIIIIIII con la punta de la p… PIIIIIIIIIIII y que les echa encima el s… PIIIIIII y luego se come los c… PIIIIIIII como si fuera un concurso de comer melones.


Total, que la zagala en las entrevistas posteriores dijo que “No me gusta que alguien que estoy conociendo o que pueda llegar a ser mi pareja se dedique a eso, lo mío es mío y no lo toca ni Dios“.


Joder. A mí se me pusieron los testículos que si me picaran me habría tenido que rascar debajo de la barbilla. Creo que esta chica cuando iba a la playa de pequeña y otro niño le pedía que le dejara jugar con su cubito y su pala les daba con la pala y luego les metía la cabeza en el mar hasta que dejaban de patalear.


¿Me dejas tu muñeca?


Y así. Por no compartir no comparte ni cosas en el Facebook.


El muchacho intentó explicarle que eso era sólo un trabajo y que “no tiene nada que ver el trabajo con tu pareja”. Porque se lo crea ella o no, cuando Jack muere congelado tras hundirse en Titanic, Leonardo Di Caprio no moría de verdad. 


Incluso podía tener pareja después de haberse metido en un coche con Rose y haber jugado a meter las marchas.

“El cuerpo lo disfruto yo y no lo tiene por qué disfrutar otra“, dijo ella en las entrevistas posteriores. Claro. Porque si tu marido es pescadero sólo te limpia boquerones a ti, que no tiene por qué venir otra a disfrutar de los dedos de tu pareja.

Oh, vaya, mi marido es cirujano, practica todos los días y justo yo ahora necesito que me operen, pero no le quiero, no, que está cualificado, tiene los conocimientos y el físico adecuado y practica a diario. ¡ABSURDO!


¡Kevin es un chollo! Tiene longaniza de a kilo (suponemos), sabe usarla y practica a diario. Es como si te jodiera que tu chico tuviera tableta de chocolate porque en el gimnasio donde entrena hay más gente.


“Es que es una cosa fuerte. Yo mi pareja la quiero para mí, no la quiero compartir con nadie, me da igual que sea trabajo”, insistió, esta vez diciéndoselo al bueno de Kevin. Pues nada, fontaneros del mundo, que sepáis que si dais con ella se acabó lo de apretar cañerías.


Creo que el único formato de curro que tolera es el teletrabajo, desde casa y sin email, que eso es compartir.

“El cambio que dio de hacer bolsos a hacer orgasmos no me gusta realmente nada”, dijo ella en relación al anterior curro de Kevin. Pues qué queréis que os diga, si os dan a elegir entre tener muchos bolsos o tener muchos orgasmos, ¿con qué os quedáis?


No, dejad, dejad, mejor no quiero saberlo.


“Los celos son sentirse inferior uno mismo”, le explicó Kevin. ¡CLAVADO!


Pero ni por esas. Ella le dijo que con ese curro no le quería y la cosa se fue al garete.


Pero eh, poco antes ella había explicado las dificultades de hoy en día para encontrar pareja diciendo que: “Hoy en día la gente no aguanta nada, a la primera de cambio te está mandando a la mierda”. Sí, como cuando no les gusta tu trabajo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.