El Atlético sufre con un recién ascendido a la Premier

|



Objetivo Deportes.- El Atlético de Madrid doblegó al Brighton gracias a un gol decisivo de Lucas Hernández y con una segunda parte de altibajos, fuera del control que le gusta ejercer al equipo rojiblanco y con dos tantos en contra que pusieron en duda su triunfo hasta el 2-3 en el minuto 88 del defensa francés. Cuarto partido de pretemporada y tercera victoria, incluida la lograda en los penaltis frente al Liverpool. 


A dos semanas del comienzo de la competición, el conjunto madrileño sigue en proceso de preparación, con unos cuantos aspectos aún que afinar, pero con la confianza y la convicción que aportan no sufrir aún la derrota. Hubo contrastes en el partido del Atlético. Dominador casi siempre, tuvo momentos buenos con el balón, más suelto que en anteriores citas de esta pretemporada, con desborde, sobre todo en las acciones de Yannick Carrasco o en las combinaciones que trazó Antoine Griezmann; con varias ocasiones y tres goles a su favor.


Pero, a la vez, mantuvo los altibajos propios de esta fase de preparación. Tuvo presencia en ataque, pero aún muy lejos del volumen de oportunidades acorde a un equipo como el Atlético y a un rival como el Brighton; controló el partido, pero también con tramos de desconexión; concedió opciones de gol y recibió dos tantos. Aún un déficit dentro de las diferencias que hoy por hoy separan a un aspirante a todo en España y a un equipo que vuelve a la Premier 34 años después con el objetivo de la permanencia, con una distancia evidente en todos los aspectos entre ambos conjuntos, mucho más amplia de la que reflejó el choque en el estadio Amex. 


El Atlético fue mejor cuando propuso más intensidad y más ritmo. Lo hizo al principio, cuando dominó con rotundidad el encuentro, con una volea de Carrasco o un remate Griezmann, y cuando tomó ventaja en el marcador, al borde del descanso, con el 0-1 de Nico Gaitán. Un gol con casi toda la responsabilidad de Ryan, el portero del Brighton, al que se le escapó un tiro centrado, muy lejano y sin aparente dificultad del centrocampista argentino, de nuevo titular en la banda derecha, con Koke como compañero de Gabi en el medio centro. 


Lucas Hernández suplió a Filipe Luis en el lateral zurdo. El partido fue del Atlético sin duda -apenas había contado una ocasión en contra, un cabezazo alto de israelí Tomer Hemed- hasta el segundo tiempo; un tramo descontrolado, con distracciones defensivas del equipo rojiblanco que no perdonó su rival, un Brighton con más rodaje, pero también con bastantes limitaciones técnicas y tácticas. 


De pronto, el Atlético encajó el empate, con una falta de Gross que rebotó en la barrera, después en Gaitán y luego en el poste, fuera del alcance de Jan Oblak (1-1, m. 60); seis minutos más tarde recuperó la ventaja, con el 1-2 (m. 66) de Fernando Torres de cabeza en un servicio medido de Juanfran; y diez después recibió el 2-2, transformado con la testa por Sidwell, solo en el área rojiblanca. No fue definitivo porque el Atlético se lanzó a por el triunfo, con un plus de ambición que fue suficiente para generar dos ocasiones más, ambas de Griezmann. 


La última de ellas, ya en el minuto 88 y rechazada por el portero, fue transformada por Lucas Hernández en el 2-3 y en el apurado triunfo del equipo madrileño.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.