Segunda Aguada

Parte de la historia de la zona de la Segunda Aguada. ​
|

Foto: Francisco González.


La Segunda Aguada se denominaba así el pequeño abrigo donde en lo antiguo hacían su aguada los buques de la procedente de los pozos, algunos muy regulares, que existen en extramuros.


También se le decía punta de las vacas o de la vaca, a la parte saliente o promontorio que la resguardaba de los vientos, en la primera aguada.


El nombre de segunda aguada se generalizó y es una de las que anuncia como primera en documentos oficiales al referirse a estos terrenos, ya lo hemos visto al copiar el callejero de 1830. 


La primera aguada ha sido lugar predilecto de los gaditanos por su pintoresca situación y vistas a la bahía, ha cambiado mucho su modificación con las obras del ferrocarril, al construirse el terraplén, ganando terrenos al mar, se les unió con los muelles, estando antes separada de estas por una espaciosa faja de mar que llegaba hasta las murallas de Santo Domingo, aislando el barrio de San Severiano.


La construcción de los muelles de lacassigne y de la exposición marítima, contribuyeron también a variar estos lugares, que lentamente se han ido desmontando. Tiene gran valor histórico las antigüedades que desde hace tiempo se han venido encontrando al verificar estos desmontes.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.