El fugado Lutsenko gana en Santa Lucía y Froome refuerza el liderato

​El ciclista Alexey Lutsenko (Astana) ha ganado este miércoles la quinta etapa de la Vuelta a España, disputada entre Benicàssim y Alcossebre sobre 175,7 kilómetros, al ser el más fuerte de una nutrida fuga de 17 corredores.
|




Objetivo Deportes.- Lutsenko, que ha logrado su décimo triunfo como profesional con 24 años y su primera victoria de etapa en lo que va de año, descolgó a Marco Haller (Katusha-Alpecin) en las primeras rampas de la subida a la Ermita de Santa Lucía, un corto puerto de 3,4 kilómetros con rampas medias del 10% y tramos exigentes de casi el 20%, y no dio margen al resto de fugados que venían por detrás. 


Entre ellos, dos rivales de entidad como el español Marc Soler (Movistar), tercero en meta a 56 segundos por detrás del eritreo Merhawi Kudus (Dimension Data), o el francés Julian Alaphilippe (Quick Step), que intentaron sin éxito responder al ataque del corredor del Astana, que sacó tajada de su ataque lejano y de la falta de entendimiento atrás para firmar el que es, sin duda, su triunfo de mayor importancia. 


La fuga tuvo varios puntos de interés, como ver si Jetse Bol (Manzana-Postobon) llegaba con margen para arrebatar el liderato a Froome, pero no fue así y ahora está vigésimo a 2:29 del británico. Una vez que el pelotón quitó el pie del acelerador y dio a los escapados el margen necesario para jugarse el triunfo, el foco se situó en esa lucha. 


Se desataron las hostilidades y el austríaco Haller fue el primero en probarlo, marchándose en solitario en el descenso al Alto de La Serratella (2ª). Por detrás, Lutsenko reaccionó junto a Matej Mohoric (UAE Team Emirates) y le dieron caza. El kazajo, el más fuerte de los tres de cabeza, provocó con su ritmo que Mohoric cediera y ya en la subida a la Ermita hizo lo propio con el austríaco. 



Por detrás aceleraron tanto Marc Soler como Julian Alaphilippe, además de Alexis Gougeard (Ag2r La Mondiale) y Kudus, pero ninguno llegó a tiempo de alcanzar a un Lutsenko que no vaciló y no miró atrás en ningún momento hasta lograr el primer triunfo del Astana en esta Vuelta. De cara a la general, Chris Froome no sólo mantiene el liderato sino que lo refuerza al ver cómo el español David De la Cruz (Quick-Step) o el italiano Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida) cedieron casi medio minuto. 


El británico atacó y sólo Esteban Chaves (Orica-Scott), Michael Woods (Cannondale) y Alberto Contador (Trek), que protagonizó el último golpe, llegaron con su mismo tiempo. El de Pinto, decimotercero en la cima a 4:31 de Lutsenko, fue el mejor entre los 'gallos' y parece que ha dejado sus molestias atrás. 


En su última carrera, el español aguantó el primer ataque de Chris Froome, una vez que su compañero Gianni Moscon hizo la selección en las primeras rampas del puerto, y llegó a intentar abrir hueco, aunque sin éxito. El canadiense Woods y Chaves, que sigue con muy buenas sensaciones, llegaron con el mismo tiempo. 


No pudo aguantar el ritmo de ese cuarteto Tejay van Garderen (BMC), que cedió 8 segundos, y por detrás llegaron Adam Yates (Orica-Scott) con 11 segundos perdidos junto a Fabio Aru (Astana), Wilco Kelderman (Sunweb) o Ilnur Zakarin (Katusha), mientras que el catalán David De la Cruz perdió la segunda posición en la general al ceder 21 segundos respecto a Froome, y ahora es quinto a 23 segundos. 


En la general, Froome tiene ahora 10 segundos respecto a Van Garderen, 11 sobre Chaves y 13 respecto a Nicolas Roche (BMC). Este jueves, la sexta etapa de la Vuelta saldrá de Vila-real y llegará a Sagunt tras 204,4 kilómetros. Una jornada larga, de nuevo de media montaña, con cinco puertos de montaña pero terreno propicio para otra fuga. Entre las cimas destaca la última, y única de 2ª categoría, en el Puerto del Garbí -9,3 kilómetros al 5,1%- a 36 kilómetros de la meta.



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.