Vio la aparición de su amigo muerto

Manifestación espectral de un amigo recién fallecido

las apariciones espectrales no dejan de ser más que las manifestaciones de los muertos con diferentes objetos como pedir ayuda.
|


¿Quién no ha sentido alguna vez de pequeño ante las historias de aparecidos y de fantasmas? Son muchas las historias, documentos, fotografías y registros de supuestas apariciones o fantasmas buscadores de un objetivo en la vida aún no cumplido o condenados a morar eternamente por los lugares en los que se desarrolló su actividad en vida.Románticas ideas comparadas con aquellas más vanguardistas y pragmáticas que nos hablan de la carga psíquica de un lugar, casa, paraje o entorno. Campos de batalla que rememoran puntualmente la gloria vivida, casas que recuerdan las miserias de sus moradores, espectrales visiones de "seres" ausentes hace siglos que se empecinan en seguir en un lugar y entorno. 


Ir más allá de la vida es atravesar la frontera con la muerte para ubicarnos en el lado oscuro de las creencias personales de cada individuo, una vez transgredido este portal estamos abocados a la fe, creencias y supersticiones de cada persona, en un salto insalvable para todo aquel que no esté lo suficientemente preparado para admitir otras realidades, tolerar otras opiniones y respetar -sobre cualquier otra cosa- la fe de cada individuo.


Para muchos, las apariciones espectrales no dejan de ser más que las manifestaciones de los muertos con diferentes objeto (ayuda, avisos, mensajes...).Para otros son la realidad de otras formas de vida tras la muerte y para otros son manifestaciones de carácter parapsicológico como bien lo podrían ser las proyecciones mentales generadas consciente o incoscientemente. Dependiendo del nivel cultural, formativo, caracter y psicología de la persona,cada individuo reacciona de forma totalmente diferente a cualquier otra reacción, aunque el miedo sigue siendo el rey de las reacciones.Recogiendo un sabio refrán de mi tierra sobre apariciones, se impone aquello de "mejor creerlos que no verlos..."


Enrique Conde falleció hace tiempo en una localidad vecina a Sevilla, muchos lloraron la muerte de este ejemplar vecino mientras que se recordaban las bondades y aficiones de aquel que ya no volvería.


Ignacio se sintió muy afligido cuando una semana después de su muerte le informaron del destino de su amigo. Casi sin creer lo que le estaban diciendo se apuró en preguntar cuando murió. "Hace una semana" respondió el sacerdote del pueblo,sin embargo Ignacio negó esa posibilidad argumentando que estaba siendo víctima de una macabra broma ya que Enrique Conde "me visitó ayer en la noche y estuvimos charlando casi por espacio de una hora". Evidentemente, Ignacio había hablado con el cuerpo no físico de su amigo Enrique que había dejado de existir días antes...


Por: Jose Manuel García Bautista

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.