La tormenta 'Harvey' deja una treintena de fallecidos, aunque la cifra podría aumentar

Las labores de rescate continúan por lo que la cifra de muertos puede varias con el paso de las horas.
|




Objetivo Internacional.- Las autoridades locales subieron este miércoles a al menos 30 muertos la cifra provisional de víctimas en el sur de Texas por las inundaciones tras el paso del huracán Harvey, aunque reconocieron que probablemente el número subirá, dado que las labores de rescate y las lluvias continúan.


Según los datos recopilados por el diario "Houston Chronicle", ocho personas fallecieron en el condado de Harris, que engloba a la ciudad de Houston, la más afectada por las lluvias y las inundaciones. Entre ellas están seis miembros de una familia hispana cuyo coche fue arrastrado por las aguas cuando trataban de salir de la ciudad, y un agente de policía local, identificado como Steve Pérez, quien falleció en la madrugada del domingo ahogado en su vehículo cuando trataba de llegar al trabajo.


Por su parte, las autoridades del condado de Galveston, en la costa del Golfo de México, también han confirmado seis muertes relacionadas con el paso del huracán Harvey, que tocó tierra el pasado viernes. Finalmente, en el condado de Montgomery, al norte de Houston, se han contabilizado hasta el momento dos muertes más vinculadas a las catastróficas lluvias e inundaciones. Houston, que entre la ciudad y el área metropolitana suma 6,5 millones de personas, sigue sufriendo este miércoles las constantes lluvias y las autoridades han informado de miles de desplazados.


El agua cae con tal fuerza que los embalses de Barker y Addicks, cercanos a la ciudad, se han desbordado y forzado más evacuaciones.


Precisamente, el presidente estadounidense, Donald Trump, viajó este martes al sur de Texas para evaluar los destrozos causados por el ciclón Harvey, del que dijo que ha alcanzado "proporciones épicas". "Es histórico, pero os digo que esto ha pasado en Texas y Texas puede superar cualquier cosa", sostuvo.


Trump visitó una de las zonas más dañadas por el huracán, Corpus Christi, una ciudad de 320.000 habitantes a 350 kilómetros al sur de Houston y que lucha por recuperarse del impacto que sufrió el viernes cuando el ojo del huracán Harvey tocó tierra a pocos kilómetros con fuertes vientos de 215 kilómetros por hora.


Aunque ya se ha convertido en tormenta tropical, Harvey fue el huracán más potente en llegar a Estados Unidos desde 2005, cuando el Katrina asoló Nueva Orleans, y a Texas desde 1961. Las autoridades, no obstante, han indicado que es importante no bajar la guardia, ya que las lluvias proseguirán por un tiempo y la tormenta se desplaza ahora hacia el nordeste, en dirección al estado de Luisiana.


Se ha impuesto un toque de queda


El alcalde de la ciudad estadounidense de Houston, Sylvester Turner, impuso un toque de queda a partir de la noche del martes para evitar que nuevos saqueos durante las inundaciones sin precedentes provocadas por el ciclón Harvey.

El toque de queda empezará a la medianoche hora local (05.00 GMT) y terminará a las 05.00 hora local del miércoles (10.00 GMT).


Estarán exentos de cumplir con el toque de queda los trabajadores de emergencias, las personas en busca de refugio, los voluntarios y aquellos que vayan o vengan de sus trabajos, explicó el alcalde, que dijo que no hay otra razón para estar en las calles en esas horas.


Turner aclaró que el toque de queda tiene como objetivo "evitar robos y saqueos". Por su parte, el jefe de la Policía de Houston, Art Acevedo, advirtió que los que violen el toque de queda serán detenidos.

Precisamente la Policía informó hoy de varios arrestos en Houston por saqueos.

Evacuan los alrededores de una central química por riesgo de explosión

El Cuerpo de Bomberos de Texas ha ordenado la evacuación de todos los residentes que se encuentren a menos de 2,5 kilómetros de la central química de la compañía Arkema S.A., en el condado texano de Harris, por riesgo de explosión debido a los daños causados por el huracán 'Harvey'.


Las autoridades han señalado que el operativo ha sido puesto en marcha después de que la empresa evacuara a todos sus trabajadores de la planta, que se encuentra en la población de Crosby, y señalara en un comunicado que la situación "es grave".


Según ha indicado la Oficina del Cuerpo de Bomberos en Twitter, la evacuación de los residentes se llevará a cabo como "medida preventiva" ante la creciente posibilidad de que se produzca una explosión en la zona.

Crosby se encuentra a unos 40 kilómetros de la localidad de Houston y tiene una población de unas 2.300 personas.

"Por precaución, el condado de Harris ha evacuado a todos los residentes que vivan a menos de 2,5 kilómetros de la central de Arkema", han afirmado las autoridades.


"Existe una alta probabilidad de que se produzca una reacción química que provoque un incendio y una consecuente explosión en la zona, lo que podría dar lugar a una gran humareda", han añadido. La compañía ha explicado que "aunque no considera que exista un grave peligro inminente, la amenaza de que se registre un incendio o una explosión en la central es real".


La planta ha sufrido inundaciones de más de un metro de altura y se encuentra sin electricidad desde el sábado pasado. Los generadores se han llenado de agua, lo que ha impedido refrigerar correctamente los productos químicos, que deben permanecer almacenados a bajas temperaturas.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.