La hipótesis de un crimen toma fuerza

Los dos cadáveres hallados en el pantano de Susqueda tienen signos de violencia

Parece confirmarse que se trata de dos jóvenes desaparecidos: Marc, de 23 años, y Paula, de 21, vecinos de Arenys de Munt y de Cabrils.
|


Los cadáveres encontrados ayer en el pantano de Susqueda presentan signos de violencia. El estudio de los forenses del Instituto de Medicina Legal de Gerona debe determinar, vía autopsia, el grado de violencia en su muerte.


Parece confirmarse que se trata de dos jóvenes desaparecidos: Marc, de 23 años, y Paula, de 21, vecinos de Arenys de Munt y de Cabrils.


El «Periódico de Catalunya», los cadáveres estaban desnudos, el hombre estaba maniatado y al menos uno de los dos cuerpos tenía lesiones en la cabeza. Al haber estado un mes bajo el agua impidió ayer ver con claridad y a simple vista. El inspector Jordi Domènech explicó ayer a los medios que los cadáveres han aparecido ahora debido al descenso del nivel de agua del embalse.



Ella, recoge el citado diario, «estaba flotando sobre la superficie y él estaba dentro del agua pero apoyado contra una de las paredes del pantano en una zona de difícil acceso». «La Vanguardia» aporta más detalles: «el cadáver del hombre apareció con una mochila a la espalda llena de piedras». Con estos indicios, los Mossos no dudan de las causas criminales que acabaron con la vida de las dos personas halladas ayer en el pantano, cuya identificación oficial aún se espera.


Ambos jóvenes estaban de vacaciones y tenían planes para visitar Tamariu en la localidad de Palafrugell en Gerona, ir a Montseny y hacer kayak por el pantano de Susqueda. El kayak, inflable, apareció desinflado y su vehículo sumergido en aguas del pantano. La hipótesis de un crimen gana fuerza ya que el automóvil debió empujarlo alguien al agua.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.