Albatros apuesta por la excelencia implantando medidas que lo convierten en un chiringuito 100% adaptado

El establecimiento a pie de playa presentó sus nuevas cartas para invidentes y autistas, una oruga salva escaleras y sillas adaptadas al baño para personas con movilidad reducida
|


El chiringuito Albatros, ubicado en las proximidades del hotel Riu Chiclana, en Loma del Puerco, ha dado un significativo paso adelante en materias de adaptabilidad y accesibilidad. El establecimiento que regenta a pie de playa el empresario Fernando Mesones presentó ayer una serie de medidas con la que apuesta por la adaptación 100 por cien en materias como la movilidad reducida y la atención a personas con discapacidad visual o trastorno de autismo.


Los ediles de Medio Ambiente y Playas, Joaquín Páez, y Turismo, Ana González Bueno, asistieron al acto en el que se realizó una demostración de acceso de personas con movilidad reducida mediante el uso de una oruga salva escaleras. De la misma forma fue presentada una carta en lenguaje Braille destinada a personas con discapacidad visual, para cuya elaboración ha colaborado la ONCE, así como otra carta para personas autistas, en la que la colaboración ha recaído en la Asociación Autismo Cádiz. Varias sillas adaptadas permiten además acercar a las personas con movilidad reducida al agua para facilitarles el baño. Seguidamente se procedió a la degustación de canapés elaborados por un chef invidente y al maridaje de vinos ‘Amorro’ y ‘Mahara’ de la bodega chiclanera ‘Vinificate’.


Joaquín Páez recordó que “siempre es agradable reconocer el buen hacer de las personas que trabajan para que sigamos teniendo la mejor playa. Este acto es especial; nos consta que el responsable de este chiringuito siempre ha estado preocupado y dispuesto a implicarse en iniciativas turísticas y medioambientales. Hoy Albatros da un salto adelante en accesibilidad convirtiéndose en un chiringuito 100 por cien adaptado; algo que no es fácil. Es sumamente importante que los chiringuitos de la playa se adapten a todo tipo de personas, y una apuesta loable, puesto que aportan a la playa un valor añadido dotándola de mayor calidad”.


Fernando Mesones señaló que “es una iniciativa que me gustaría que cundiera y que puede resultar tan sencilla como ponerse a ello. Nuestra satisfacción pasa por poder atender a cualquier persona -sea quien sea- sabiendo ésta que no encontrará ninguna limitación física. Ha sido importante lograr la implantación de las medidas para lograr un chiringuito 100% adaptado conservando y manteniendo el entorno natural”.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.