El Real Madrid no falla en el Bernabéu

​Marco Asensio marca otro golazo con la camiseta del Real Madrid.
|




Amarrar los tres puntos. Ese era el objetivo prioritario de un Real Madrid que capea la crisis con una victoria balsámica pero que no escondió que la mejor versión del conjunto blanco está lejos, muy lejos.



No habían pasado ni dos minutos de partido, y uno de los grandes males de los de Zidane salió a la luz. Benzema se quedó solo ante Lizoain y, en el mano a mano, aun teniendo mucho tiempo para pensar, el portero le ganó la partida.


El fallo del galo desesperó a un Bernabéu al que se le está acabando la paciencia con su delantero centro titular. La réplica llegó casi a continuación con una buena ocasión, y esta vez el que se lució fue Casilla, que tapó bien ante el disparo de Vitolo. 


Fue, como se vio en ese arranque, un partido con poco control por parte del Real Madrid, que dominó solo a ratos y se atascó ante un rival ordenado pero que ha evidenciado durante toda la temporada una alarmante fragilidad defensiva. 

Cerca del gol estuvo Cristiano, con un remate con la zurda al palo, y poco antes del descanso, Casemiro puso por delante a los blancos con un remate de cabeza tras un córner. La gran novedad de la alineación de Zidane, un Asensio que dejó en el banquillo a Modric, fue protagonista tras el paso por vestuarios. 


Recogió un balón en la frontal tras una falta y, sin parar el balón, lo enganchó a bote pronto y soltó un tremendo zarpazo con la zurda que se coló por toda la escuadra. Imparable trallazo que dio tranquilidad al Real Madrid. Con dos goles de ventaja, por fin se encontró cómodo en el choque el conjunto blanco.


Los insulares se lanzaron en busca de un gol que les metiera en el partido y aliviaran la delicada situación de su técnico, un Ayestarán que está contra las cuerdas, y en un contragolpe veloz, una combinación entre Asensio y Cristiano la finalizó Isco, que no falló ante el regalo del luso. Pudo haber más goles, con un remate Cristiano que se perdió alto y otro de Sergio Ramos que envió Lizoain al larguero, y también con varias llegadas de Las Palmas, pero el marcador ya no se movió. La crisis blanca se toma un pequeño respiro antes del parón de las selecciones.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.