Simbología de los regalos de los Reyes Magos

|


Si hay una tradición bella en muchos hogares del mundo, principalmente los españoles, es la de poner en el portal de Belén la figura de los tres Reyes Mayos -Melchor, Gaspar y Baltasar-, a lomos de sus camellos para adorar al Niño Jesús o el Niño Dios que acababa de nacer.


Los regalos que, tradicionalmente, se dice que llevaron al niño fueron: Oro, incienso y Mirra. Y no tiene nada de azar, todo fue cuidadosamente seleccionado y todo tiene una atractiva simbología:  “La visita de los Magos. Cuando Jesús nació en Belén de Judea, en días del Rey Herodes, vinieron de Oriente a Jerusalén unos magos”. San Mateo 2, 1:2.

En el texto en griego, dice: “… ιδου μάγοι απο ανατολων παρεγενοντο εις Ιεροσόλυμα”. “… he aquí, unos Magos desde Oriente, se encontraban por Jerusalén”. Se sabe que los Magos de Oriente, llevaron como ofrenda al niño Jesús, y entregaron a sus padres, María y José: incienso, mirra y oro. Pues esto se menciona en La Biblia: “Al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose lo adoraron, y abriendo sus tesoros, le ofrecieron tres presentes: oro, incienso y mirra”. San Mateo 2, 11:12.


Así el oro es el regalo que se ofrece a un Rey; el incienso el regalo que se ofrece a un Dios; finalmente la mirra es el regalo que se le ofrece a un Hombre, así pues todo se aúna en una misma persona: Jesús de Nazaret.


Por: Jose Manuel García Bautista


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.