La historia del Tercer Reich en Andalucía

|


En un ambiente sosegado y tranquilo nos recibe el escritor e investigador sevillano José Manuel García Bautista, para hablar de nazis en Andalucía y en España, a nivel histórico.


José Manuel, saltaste del libro de Misterio a un ensayo histórico profundo e imagino que arriesgado como es “Nazis en Sevilla”, ¿a qué se debe ese giro?


Era una deuda pendiente conmigo mismo, hacía tiempo que tenía esa investigación realizada de la que además tenía muchos datos, sobre todo del tema de León Degrelle, un nazi que vivió en Constantina (Sevilla), el pueblo natal de mi madre. Pero lejos de todo eso también fueron mis viajes a Berlín, el visitar los campos de exterminio fue lo que me impulsó a profundizar si en España, y en mi tierra, había habido nazis o los vestigios del Tercer Reich.


¿Y los hubo?


Si, España, como país neutral –o falsamente neutral- en la IIª Guerra Mundial acogió tanto a espías del Eje como de los Aliados, todo el Sur de España, Portugal o norte de África era una especie de tablero de ajedrez donde ellos libraban su particular partida. No obstante el poder estaba en Madrid donde recibían importantes ayudas del gobierno de Franco que era afín a la ideología fascista, luego, la derrota del Tercer Reich, obligó al gobierno español a desplazar su ideología…Pero eso es otra historia.


¿Te desagrada hablar de política?


Si, mucho.


¿Por qué?


Pues porque no he escrito un libro de política ni en el que se vuelquen ideales políticos, he escrito un libro histórico, de Historia, en el que se habla de la Historia de España y de Andalucía, muy lejos de estar más cerca o más lejos de nacionalismos mal entendidos. Yo no creo en la clase política, simplemente pienso que todos te acaban decepcionando y que en periodo electoral todo son promesas y luego las palabras se la lleva el viento… Por eso. Es un libro de Historia, no se pretende verter ningún contenido en política, ningún ideal, nada. Sólo el valor de la Historia y el valor de todo aquello que desconocemos y forma parte de nuestro pasado, de la verdad de nuestro pasado.


No te olvidas de tus raíces en el Misterio y hablas del esoterismo nazi… ¿También lo hubo?


Sí es otra parte importante de esa Historia que no debemos olvidar. El libro comienza explicándole al lector que es el nazismo, ubicándolo, como surge, sus figuras, por que deriva en lo que Hitler se inventa y la importancia del “Mi lucha”, el libro de cabecera de Hitler. Luego explico por qué los jerarcas nazis sentían tanta fascinación por lo oculto, por lo esotérico, por qué Himmler crea la Orden Negra, por qué de las acciones incomprensibles hacia la Humanidad de las SS, por que Hitler tenía con él a un mago esotérico llamado Erik Hanussen al que mandó, posiblemente, matar. La Sociedad Thule, la Vril, la atracción de Hitler hacía la “Lanza del Destino”, aquella que dicen que atravesó el costado de Cristo… Son historias atrayentes que configuran una idiosincracia sin igual a todo lo que fue el nazismo.


Dime algo José Manuel… ¿Hubo en España muchos nazis?


Si, los hubo, hay una lista con 107 nombres, con sus grados militares, sus objetivos… Pero si había muchos agentes en España aún eran más los españoles que los ayudaban bajo órdenes expresas del gobierno de España; en parte era lógico, eran correligionarios de ellos y de haber ganado la IIª. Guerra Mundial los beneficios pactados para España hubiera sido cuantiosos… Era periodo de guerra mundial en un país falsamente neutral que había salido de una guerra interna, la Guerra Civil, y quería pescar en ese río revuelto que era la Europa en guerra.


Además había una amplia red de empresas que daban cobertura logística a todos ellos, las empresa del grupo Sofindus, que en muchos casos no dejaban de ser tapaderas que legitimizaban sus acciones, aunque también tenían un cometido principal: aprovisionar de materias primas al Tercer Reich, y España volvía a ser el granero no de Roma sino de Berlín.


¿Y en España hubo campos de exterminio?


Bueno, aquí había campos de confinamiento donde estaban presos políticos, delincuentes o todo aquel que no contaba con el “cariño” del régimen… Aquí estaba por ejemplo el campo de Los Marinales, y el recuerdo del Canal de los Presos que construyeron ellos. Conviene que esta tierra nuestra no olvide y que conozca ese pasado. Evidentemente no eran campos de exterminio al uso, pero sí de trabajos forzados.


¿No te da miedo haber tocado este tema en un libro? Podrías haber usado un pseudónimo.


No me da miedo, no me he metido con nadie ni he atacado a nadie. Sólo he contado la Historia de España, una parte de ella, he tratado con el máximo de respeto a ambas partes en pro de mi objetividad y de la objetividad del libro que va a leer el lector. En unas ocasiones es más duro y en otras menos, pero siempre ajustándose a la Verdad. El libro es un libro de Historia.


En el libro también hablas de Stalin…, ¿y eso?


Si, se habla mucho del horror de los campos de trabajo y exterminio nazis, pero Stalin no fue mucho mejor que Hitler, diría que peor, él asesinó a algunos millones de personas más que su homónimo alemán… Lo cito ya que no quiero que el lector piense que él horror y el exterminio fue sólo patrimonio de la Alemania nazi, el horror y el exterminio, esa forma salvaje de inhumanidad por parte de estos dementes también estuvo presente en el lado comunista de Stalin; luego el tiempo seguiría descubriendo horrores para nuestra Humanidad y llegaría –años después- Pol Pot y sus jemeres rojos… La Historia de nuestra civilización está jalonada de hechos que jamás deberían de haberse producido.


¿Y entonces como se explican?


Bajo la locura humana.


¿Qué fue de aquellos nazis que se quedaron en España?


Pues llevaron una vida tranquila, en Alicante, en Torremolinos, en Caldes de Malavella (Girona), en fin, que no les fue mal. Acabó la guerra y aquí quedaron. En muchos casos prefirieron olvidar su pasado y tener una nueva vida.

¿Pero algunos eran buscados como criminales de guerra?


Sí, pero gozaron de la protección del gobierno de España en la época y muchos llegaron a convertirse en ciudadanos de este país. No fueron juzgados por que el gobierno de España no los entregó. No ahondo en esas cuestiones, sería politizar el libro con decisiones un tanto extrañas…


¿Cómo era contemplado todo ello?


Pues en muchos casos obedecieron lo que su país les mandó en tiempo de guerra, se consideraban soldados a las órdenes del Tercer Reich y obedecieron. En muchos casos ser parte del servicio de inteligencia alemán o de la red de espionaje. Al acabar la guerra acabó su misión y siguieron con sus vidas, como cualquier otro soldado con ganas de rehacer lo poco que le quedaba. No todos los espías nazis fueron asesinos despiadados o miembros de las SS; tampoco los espías aliados lo fueron. Lo suyo fue una guerra más de información, más cerebral.


¿Y quién la ganó?


En mi opinión los aliados con aquella Operación “Mincemeat” por la cual se engañó a los nazis para creer que le desembarco en el Mediterráneo sería por una zona concreta cuando en realidad fue por otra… Los alemanes picaron el anzuelo y el efecto fue devastador. Quizás la IIª Guerra Mundial podría haber tenido otro color sin este triunfo gestado en nuestra tierra, por las costas de Huelva.


También pudo haber cambiado la guerra si los nazis hubieran tomado el Peñón de Gibraltar, pero no fue así.

¿Volverás a escribir de Historia?


Si, por supuesto, de hecho mi próxima obra también será de Historia, en parte…

¿Y de Misterio?


También escribiré sobre misterios, mis próximos libros, comprometidos desde hacía tiempo con otras editoriales orbitan sobre todo ello…


¿Y para cuando una novela?


El género de novela es diferente y el mercado indica que hay saturación de ellas, prefiero estar, de momento, en este terreno del ensayo, aunque próximamente saldrá publicado un libro en parte novelado en el cual hablo de Historia y Misterio, ¿alguien da más?


Sigues vinculado al mundo de la comunicación como hace ya casi dos décadas, ¿no te cansas? Pasas por ser uno de los comunicadores más prolíficos de nuestra tierra.


No, el mundo de la comunicación es apasionante, me gusta narrar y contar la Historia y el Misterio pero fíjate que yo he hecho desde redacción llevando fotocopias hasta informativos o deportes, lo cual indica que conozco el oficio. Son muchos años en redacción y reconozco que es un mundo apasionante al que hay que echarle muchas horas pero que el resultado recompensa.


Para finalizar…¿Cuántas obras en preparación para seguir disfrutando de tus investigaciones?


Muchas, demasiadas… (risas). La verdad es que va a ser un año movidito…


Tu ritmo de escribir es casi inagotable… ¿Y esas prisas?


Pues ya que uno no sabe dónde estará mañana y tengo muchas cosas que contar… Hace dos años tuve un accidente y casi no lo cuento… No me gustaría dejar cosas por decir y el mejor recuerdo siempre es aquello que alguien escribe y que sale del esfuerzo y del corazón.


Almuzara, Arcopress, La Máquina China, Monoazul, Absalon, Planeta, Samarcanda… Un auténtico trotamundos… ¿Con cuál te quedarías?


De todas me llevo un recuerdo y todas tienen mi agradecimiento personal, diferente es como luego salen o acaban las cosas, pero inicialmente son editoriales que fueron y son, en algunos casos, elegidas por mí para publicar y no me arrepiento. Es un mundo de valientes.



Y así dejamos a José Manuel García Bautista, entre miles de libros de su librería personal, enseñándonos los documentos obtenidos en sus investigaciones, entre mil y una anécdotas de este sevillano que disfruta con lo que hace y disfruta haciendo vivir al lector sus apasionantes historias plasmadas en sus obras… Entre sus manos un secreto…Su nuevo libro… 


Por: Laura Ordóñez / ASN

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.